Cuidado con los Leones

Daniel 6:21-22

…<<Entonces Daniel respondió al rey, vive para siempre. Mi Dios envió su ángel, el cual cerró la boca de los leones, para que no me hiciesen daño, porque ante él fui hallado inocente, y aun delante de ti, oh rey, yo no he hecho nada malo…>>

Esta fue la respuesta de Daniel desde el foso de hambrientos leones. Es probable que en la vida te hayas rodeado de gente que se comportan como hambrientos leones para hacerte daño.

Pero es preciso que sepas quien eres y a quién sirves, porque Dios ama y honra a los que en Él confían.

No pierdas tu tiempo tratando de defender lo indefendible; porque de seguro Dios te librara de ellos.

¿Sabes que busca el león?

¡Intimidarte! busca llamar tu atencion para de esa manera entretenerte; y así darte el zarpazo; por eso necesitas tener la actitud de Daniel:

Orar, saber quien eres y confiar en la mano protectora de Dios.

Declaración de Hoy:

 Yo declaro la protección del padre en mi vida.

Herramientas

  1. Evita los conflictos, buscar ganar; siempre crea argumentos que no terminan bien.
  2. No busques defender lo indefendible. Daniel no necesitó defender la oración, porque al final de cuentas, la oración; lo defendió a el.
  3. Tus victorias dependen de tu identidad, ten en cuenta saber quien eres, y a quién sirves.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Libros relacionados