Abrazar su gracia

A mediados del mes de agosto del 2003, Dios había hecho una cita divina conmigo y me visitó de una manera sobrenatural. Llegó tal y como yo se lo había pedido. Sí, mi vida cambió para siempre. Mas no fue por causa de dar un paso más cercano en dirección a la fama como yo lo había pensado, sino porque … Leer más